DISFRUTA OLMUÉ

Emotiva y masiva despedida a Juan Stambuk Orlandini



El martes 7 de junio, se llevó a efecto en el Cementerio Parque del Mar de Con Cón, el responso religioso y funeral de Juan Stambuk Orlandini, destacado empresario agrícola olmueíno y querido huaso corralero, quien falleció la tarde del pasado domingo 5 de junio, a la edad de 80 años.

En la ceremonia litúrgica estuvieron presentes la senadora Isabel Allende Bussi, el alcalde Tomás Aranda, los concejales Macarena Santelices, Sonia Muñoz, Yolanda Pablo, Ricardo Ghiorzi, y Leonel Gómez; empresarios agrícolas; dirigentes corraleros; dirigentes del Club El Aromo; trabajadores del Fundo Los Arrayanes; alumnos, apoderados y profesores de la Escuela Hellen Keller, familiares y amigos.

Juan Stambuk contrajo matrimonio con María Inés Mediavilla, fue padre de tres hijos, Iván, Ricardo y Tatiana, quienes le brindaron 14 nietos, de quienes disfrutó plenamente hasta sus últimos días, cuando la diabetes y otros males derivados le fueron mermando la vida.

Propietario del Fundo Los Arrayanes, el cual administró con mucho éxito luego del fallecimiento de su padre, logrando tener una de las lecherías más importantes de la región y del país, rubro que luego de la crisis lechera abandonó, para volver al cultivo del tomate tal como lo hiciera “El nono” como cariñosamente llamaban a su padre, quien se destacó en la siembra del desaparecido tomate “Limachino”.

“Su vida fue siempre transparente, sencilla, honesta, y extremadamente trabajadora…” expresó su hijo Iván en sus emotivas palabras de despedida, recordando que en su juventud fue hincha de Everton, pero una vez que conoció a su amada esposa “Chichi” se convirtió en un ferviente hincha de la Católica; pero su gran pasión era el deporte criollo del Rodeo, y sus caballos corraleros “Guaricho”, “Ojalá”, “Toltén”, entre otros; logrando llegar junto a su collera hasta el Champion Nacional de Rancagua, lo que fue recordado por el dirigente corralero Jaime Morales Amigo, en sus palabras de despedida.

También su hija Tatiana, y algunos de sus nietos le brindaron su reconocimiento como padre y abuelo ejemplar.

Su esposa María Inés, nos comentó al momento de brindarle nuestras condolencias, que ella estaba muy conforme con la forma en que se despidió, ya que se fue contento con el triunfo de la Católica frente a Unión Calera, partido que vio rodeado de sus hijos, algunos nietos, y sus trabajadores más antiguos, diciendo con su particular sentido del humor “ahora sí me puedo morir tranquilo…” “- y luego vino la lluvia, por la que tanto habíamos rogado…así se fue mi viejito…”expresó emocionada.

Desde esta página brindamos nuestras condolencias, a su esposa, hijos, nietos, familiares y amigos.