DISFRUTA OLMUÉ

Fallece María Isabel Parra destacada socia de las Damas Solidarias de Olmué

En la foto (a la derecha abajo) junto a sus amigas del Comité de Damas Solidarias de Olmué.

La mañana del pasado domingo 20 de marzo dejó de existir a los 82 años de edad, la conocida vecina, María Isabel Parra Sepúlveda, destacada socia del Comité de Damas Solidarias de Olmué y del Club de Adulto Mayor “Alero del Ocaso”.

Viuda del conocido comerciante Pedro Tichauer, junto a quien administró el desaparecido Hotel Olmué, para luego instalar un kiosko en la Plaza de Olmué, donde muchos jóvenes de la época recuerdan que ponían sus discos favoritos en un pik up, por lo que se hicieron muy queridos y respetados por toda una generación. Un par de años más tarde compraron la propiedad ubicada en calle Prat, donde tuvieron el recordado restorán “Caballito Blanco” que después transformaron en un almacén, que algunos años después de enviudar cerró, arrendando parte de las dependencias a Propiedades Nieny.

La “Chabelita” como le decían cariñosamente sus amigas, participó activamente junto a las Damas Solidarias, que preside la concejala Sonia Muñoz, quien destacó su gran espíritu de cooperación durante los 17 años que compartió junto a ellas; al igual que se ganó el cariño y admiración de sus pares del Club de Adulto Mayor "Alero del Ocaso", donde asistía los días viernes, siendo elegida el año pasado como reina, representando a su agrupación en el Encuentro Comunal del Adulto Mayor, donde fue coronada como reina de la simpatía.

El pasado domingo en la mañana su cuerpo fue encontrado por una de sus amigas, la conocida ex comerciante de Villa La Campana, Marta Cossio, a quien le llamó la atención que estuviera la puerta de la mampara abierta, por lo que fue a buscar un juego de llaves que le había entregado en caso de emergencias; encontrándola ya sin vida sentada en un sillón.

Su velatorio y misa se realizó el pasado lunes en la Parroquia Nuestra Señora del Rosario, desde donde fue trasladada a Santiago, para ser cremada y luego esparcir sus cenizas al mar, como era su deseo.