DISFRUTA OLMUÉ

Fallece conocido comerciante limachino

Un lamentable accidente truncó repentinamente la vida del conocido comerciante y ex profesor, Aldo Antonio Collao Ahumada, propietario junto a su esposa Clementina Ester Barra de las tiendas Halley, cuya casa matriz está ubicada en calle Condell en San Francisco de Limache.
Según se indicó, el pasado domingo 14 de agosto, se encontraba podando un árbol en su hogar ubicado en la localidad de El Belloto en Quilpué, cuando sufrió la lamentable caída que le provocó la muerte producto de un TEC cerrado del cual no pudo reponerse, a pesar de los esfuerzos médicos, falleciendo cerca de las 02.40 de la madrugada del lunes en la UCI del Hospital Gustavo Fricke.
Aldo Collao Ahumada, antes de ser comerciante fue profesor al igual que su esposa Clementina; hizo clases en la Escuela rural de La Dormida y en la Escuela de Quebrada Alvarado en Olmué, y posteriormente ejerció durante 20 años en el Colegio Gaspar Cabrales de El Belloto, allí comenzó su veta de comerciante, cuando junto a su esposa comenzaron a vender entre sus colegas diversos artículos a crédito; luego se instalaron con una tienda en El Belloto, y al tiempo iniciaron su actividad comercial en Limache, con Halley Hogar en calle Condell, donde abrieron una línea de créditos especialmente para sus colegas del magisterio, pero luego también extendieron su “crédito Halley Hogar” a la comunidad limachina y olmueína, logrando una fiel clientela, lo que les permitió ampliar el rubro con las tiendas de vestuario y de artículos para bebé ubicadas en calle Serrano; su única hija Rosa, también estudió pedagogía y ejerció la docencia, pero luego también decidió dedicarse al comercio haciéndose cargo de la tienda de ropa y luego de Halley bebés.   
Su velatorio se realizó el pasado miércoles en la Iglesia San Francisco, ubicada en calle República esquina Sargento Aldea, donde llegaron muchas personas, amigos y clientes, que quisieron acompañar a la familia en su dolor.  Su misa de responso se realizó el pasado jueves en el Salón Parroquial de la Parroquia Nuestra Señora de Lourdes, ubicada frente al Parque Brasil en San Francisco de Limache, su féretro fue cubierto con la bandera del club Santiago Wanderers del cual era un activo hincha, entre las tantas flores destacaba una corona con la insignia del club porteño  que decía “Adios Tata”; sus familiares manifestaron que era un excelente abuelo, que se reunían prácticamente todos los fines de semana a compartir en familia y disfrutaba mucho de sus dos nietos. Luego de la ceremonia religiosa su cortejo escoltado por Carabineros pasó por el frontis de los tres locales de tiendas Halley, para posteriormente dirigirse al Cementerio Parque del Mar en Con Cón donde fue sepultado.
Desde esta página enviamos nuestras sentidas condolencias a su viuda, familiares y amigos; lamentando la temprana partida de un gran colaborador de  la prensa local y de varias instituciones de la zona.