DISFRUTA OLMUÉ

Con honores y presencia de bomberos de varias compañías de la región fue despedido Héctor "Tito" Aliaga




Una lamentable enfermedad de la cual no pudo sobreponerse, apagó la vida de Héctor Aliaga Reyes, a los 65 años de edad, conocido limachino que tenía su taller mecánico “Don Tito” en calle República, junto a su casa.
Casado con Guacolda López,  con quien compartió durante 45 años, padre de Héctor, quien en un hermoso gesto arrojó simbólicamente las herramientas con que trabajaba su padre, para que permanezcan junto a él en su viaje a la eternidad. También Danitza recibió su afecto paternal, sus palabras de despedida en la Iglesia Nuestra Señora del Rosario, fueron elocuentes de la forma de vida de este reconocido voluntario de bomberos, institución a la cual perteneció durante 37 años, ingresando el año  1974 a la Primera Compañía de Limache, donde luego de ocupar varios cargos fue nombrado miembro honorario, entre otras distinciones institucionales; desde el año 2003 se integró a las filas de la Primera Compañía de Olmué, donde fue maquinista, ayudante de compañía, secretario, entre otros cargos y distinciones, siendo también nombrado miembro honorario.
Sus compañeros de voluntariado le rindieron honores durante su velatorio realizado en el cuartel de calle Portales en Olmué, para luego escoltarlo hasta la Iglesia Nuestra Señora del Rosario, donde se le realizó su responso, el que culminó con cantos en décimas realizados por el propio sacerdote en su honor.
Antorchas, el sonido de una gaita, el ulular de las sirenas, la escolta de bomberos que incluso vinieron desde Hijuelas, Villa Alemana y Quillota, al son de aires marciales, pasando por el frontis del cuartel olmueíno, para luego ser trasladado hasta calle República en Limache, donde se le rindieron honores en el frontis de cuartel de la Primera Compañía, avanzando luego escoltado por antorchas hasta el Cementerio Parroquial de Limache, donde se escuchó el discurso del superintendente de Bomberos de Olmué, y las emotivas palabras de reconocimiento de su viuda, despidiendo con un gran aplauso a este excelente vecino, mecánico tuerca, miembro de los Motoqueros de Limache, socio del Club Trinidad, a quien venció el cáncer, pero que permanecerá en la memoria de sus compañeros de fuego, en sus vecinos, familiares y amigos, por siempre. Adiós Tito Aliaga.