DISFRUTA OLMUÉ

EXCELENTE CONCIERTO DE ORQUESTA SINFÓNICA DE VIÑA DEL MAR



La Orquesta Sinfónica de Viña del Mar, dirigida por el joven maestro Alejandro Torres, realizó un concierto en la Plaza Manuel Montt de la comuna de Olmué.
El joven director y fundador de esta orquesta de música docta viñamarina, explicó que es un proyecto autogestionado e independiente, que se forma hace solo poco más de cinco meses con cerca de 45 músicos de diversas edades.
“-el objetivo de la orquesta es crear un nuevo gran espacio social, cultural y musical, abierto a todos los jóvenes músicos de la región, a quienes se invito a integrar una gran orquesta para nuestra ciudad…creemos en el impacto social y cultural que podemos entregar con nuestro proyecto, logrando un espacio abierto a la comunidad, sin distinción alguna y solo con la idea de aportar a la cultura y el desarrollo musical de niños y jóvenes…” explicó Alejandro Torres, quien agradeció a la alcaldesa Macarena Santelices y al municipio por esta invitación, expresando que este es el quinto concierto que realiza la orquesta.
La concejala Sonia Muñoz, fue quien propuso esta presentación, y ella en representación del municipio y de la comunidad entregó un reconocimiento a su director. “-realmente me emociona ver y escuchar el talento de estos jóvenes músicos, y ver que entre ellos hay dos jóvenes olmueínos me enorgullece…” expresó. 
Por su parte el director expresó “-me encanta Olmué, he venido muchas veces a disfrutar, pero hoy es un día especial, y este es el primer reconocimiento que recibimos como orquesta, por lo que Olmué va a tener un especial significado para nosotros, para mí es un gusto hacer música al aire libre, llevar la música docta a la calle a la gente, por lo que estamos muy agradecidos…”
Así esta grandiosa y novel Orquesta Sinfónica de Viña del Mar, interpretó magistralmente la Obertura "Der Teufel als Hydraulicus “de Franz Schubert; "Oblivion" de Astor Piazzolla; "Sinfonía N°1"  de Wolfgang Amadeus Mozart; la "Danza Hungara N°5" de Johannes Brahms; "Marcha Radetzky" de Johann Strauss y la "Sinfonía N°22 de Wolfgang Amadeus Mozart; finalizando con un bis luego del prolongado aplauso del público presente, que elogió a esta joven orquesta integrada también por dos músicos olmueínos, en violín y percusión, lo que fue destacado por el director, quien además mostró un excelente sentido del humor, haciendo muy cercano el diálogo con el público.