DISFRUTA OLMUÉ

Polémica sesión de Concejo olmueíno por proyecto Lo Salas


·Se leyó carta emitida por Junta de Vecinos con serias acusaciones con respecto al proyecto.
·Se confirma intervención de ex presidente de Cooperativa El Granizo, Ramón Frez, en cuestionada asesoría a vecinos .
·Concejales molestos por que no se respetó acuerdo de concejo.
·Alcalde insiste en que municipio culminó el proyecto y que su responsabilidad termina allí.
Una polémica sesión de concejo se produjo el pasado martes 18 de marzo, día en que se había acordado citar a los directivos de la Cooperativa de Agua Potable "El Granizo", para que dieran una explicación con respecto a la negativa de habilitar los respectivos empalmes de agua potable a los beneficiarios del proyecto Lo Salas que se negaran a firmar en calidad de usuarios, y el porque no se puede aceptar en calidad de socios a los beneficiarios del proyecto, que favorece a 85 familias de escasos recursos.
Los ediles señalaron su molestia por que no se habría enviado la respectiva citación a la cooperativa, pasando a llevar un acuerdo de concejo. Ante lo cual el secretario municipal Jorge Llados, argumentó desconocer el acuerdo, por que en su momento estuvo de vacaciones.
En la sala sin embargo, se encontraban presentes el presidente de la Junta de Vecinos Lo Salas, Ricardo Cordero, quien llegó acompañado del ex presidente de la Cooperativa El Granizo, Ramón Frez, y también por Yolanda Pablo, confirmándose de esta manera lo dicho por el alcalde Aranda anteriormente, de que personas ajenas al sector estarían asesorando a los vecinos.
La directiva de la Junta de Vecinos Lo Salas, envió una carta dirigida al alcalde y al Concejo Municipal, a la que se dio lectura en el ítem de correspondencia, quedando de manifiesto la acusación de una serie de irregularidades en que se habría incurrido durante el proceso de ejecución del proyecto, estipulándose que fue también remitida a los Ministerios del Interior y de Economía, a la Contraloría General de la República , a la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere), y al Departamento de Cooperativas.
En la carta se acusa al alcalde Tomás Aranda de notable abandono de deberes, al no cumplir los plazos establecidos y cometer -a juicio de los firmantes- una serie de irregularidades. En parte del escrito se indica lo siguiente: "-...frente a la situación descrita es que optamos por comunicar esta irregularidad a niveles superiores...-...en lo medular, es nuestro deseo destacar el rol que ha asumido nuestro alcalde en todas estas irregularidades. En primer lugar consideramos que dada la calidad de tal y de responsable de los dineros asignados en este proyecto de alta relevancia social, su primera prioridad debió haber sido asegurar que ellos (la cooperativa) efectivamente permitieran que el objetivo del proyecto fuera bien terminado, entendiéndose por esto que cada una de las 85 familias beneficiadas fueran realmente dotadas de un auténtico abastecimiento de agua potable en su propiedad. Objetivo que no se cumplió. Muy por el contrario, privilegió la postura de la cooperativa, desde nuestro punto de vista ilícita, presionándonos para que firmáramos un papel a todas luces ilegal, amenazándonos que mientras no firmáramos no tendríamos el vital elemento largamente anhelado, a nuestra disposición."
La carta tuvo repercusión en el seno del concejo, por lo que los concejales realizaron una serie de preguntas para esclarecer dudas al respecto, como costos de los empalmes, detalles de la recepción de la obra, las que fueron respondidas por el Secpla Marcelo Silva y el encargado de la obra Eugenio Aguilar.
Por su parte el alcalde Aranda, señaló que el municipio ya cumplió su parte en el proyecto, agregando que él no le teme a las acusaciones, y que serán los organismos correspondientes -a quienes se les remitió la carta- quienes emitirán la respuesta de si existen irregularidades o no.
También se le dio la palabra a Ramón Frez (por ser audiencia pública el tercer concejo) quien señaló en su intervención que es ilegal determinar arbitrariamente quien puede ser o no socio de la cooperativa, esgrimiendo que la Ley de cooperativas no limita el número de socios, y que solo con el acuerdo de la asamblea general de socios y no del consejo de administración, se podría tomar la decisión de no admitir más socios, y solo por motivos de no poder cumplir con los servicios para los cuales fue formada la cooperativa, es decir en este caso proveer de agua potable.
Por su parte el presidente de la J.V. Ricardo Cordero, manifestó que no solo falta que se cumpla con la totalidad de los empalmes, si no que además no se puede decir que está terminada la obra si no se han cubierto los heridos, por lo que los caminos quedaron intransitables.
Los ediles acordaron realizar un concejo extraordinario para tratar el tema, invitando a los directivos de la Cooperativa El Granizo, el que fue fijado para el pasado martes 25, a las 11 hrs. Sin embargo la cooperativa, respondió que no se podía asistir a dicha reunión, sin determinarse al cierre de esta página una nueva fecha.